¿Qué es una casa de bolsa?

Para comprender mejor el significado de la Casa de Bolsa, antes debemos comprender el de la Bolsa de Valores.

Una bolsa de valores es una organización privada que brinda las facilidades necesarias para que sus miembros, atendiendo los mandatos de sus clientes, realicen negociaciones de compra venta de valores, tales como acciones de sociedades o compañías anónimas, bonos públicos y privados, certificados, títulos de participación y una amplia variedad de instrumentos de inversión.

La negociación de los valores en los mercados bursátiles se hace con base a unos precios conocidos y en tiempo real, en un entorno seguro para la actividad de los inversionistas, donde el mecanismo de las transacciones está totalmente regulado, lo que da garantía de legalidad y seguridad.

Las bolsas de valores fortalecen al mercado de capitales e impulsan el desarrollo económico y financiero en la mayoría de los países del mundo, donde existen en algunos casos desde hace muchos años, a partir de las primeras entidades de este tipo creadas en los primeros años del siglo XVII.

La negociación de valores en las bolsas se efectúa a través de los miembros de la Bolsa, conocidos usualmente con el nombre de corredores, sociedades de corretaje de valores, casas de bolsa, agentes o comisionistas, de acuerdo a la denominación que reciben en las leyes de cada país, quienes hacen su labor a cambio de una comisión.

Las casas de bolsa son entidades, que actúan como intermediarios facultados para llevar a cabo operaciones de compra y venta de valores cotizados en la Bolsa de Valores. Además de esta función, las casas de bolsa actúan como consejeros de sus clientes. Como se ve, las casas de bolsa prestan dos servicios, el de intermediación y el de asesoría, por los cuales cobran comisiones.

La función de las casas de bolsa es la de facilitar el contacto y el intercambio entre los poseedores de las acciones y los posibles compradores de éstas.

En Paraguay, según la Ley 1284/98, en su art. 105, las casas de bolsa están facultadas para efectuar las siguientes operaciones:

  1. comprar y vender valores por cuenta de terceros y también por cuenta propia, con recursos propios, en la bolsa o fuera de ella;
  2. prestar asesoría en materia de valores y operaciones de bolsa así como brindar a sus clientes un sistema de información y de procesamiento de datos;
  3. suscribir transitoriamente, con recursos propios, parte o la totalidad de emisiones primarias de valores;
  4. promover el lanzamiento de valores públicos y privados y facilitar su colocación;
  5. actuar como representante de los obligacionistas;
  6. prestar servicios de administración de carteras y custodia de valores;
  7. llevar el registro contable de valores de sus clientes con sujeción a lo establecido en la presente ley, o en las resoluciones que dicte la Comisión al efecto;
  8. otorgar créditos, con sus propios recursos, únicamente con el objeto de facilitar la adquisición de valores por sus comitentes, estén o no inscritos en bolsa y con la garantía de tales valores;
  9. recibir créditos de empresas del sistema financiero para la realización de las actividades que les son propias; y,
  10. efectuar todas las operaciones y servicios que sean compatibles con la actividad de intermediación en el mercado de valores y que previamente y de manera general autorice la Comisión.