Préstamos serán más caros en enero

El tope de las tasas permitidas por la Superintendencia de Bancos (SIB) sufrirá nuevos incrementos en el primer mes de 2015 e irá hasta el 57,41%. De ahí que gestionar un crédito, tanto en un banco como en una financiera, podría resultar más caro en comparación con el presente mes.

De acuerdo con los datos divulgados ayer por la Superintendencia de Bancos (SIB), las entidades supervisadas podrán cobrar hasta 57,41% de interés anual por servicios financieros en enero próximo, frente al 57,13% vigente en este mes.

El tope de las tasas activas viene registrando incrementos sostenidos y el previsto para enero próximo será uno de los más altos de los últimos meses. Esto a pesar de que la tasa de política monetaria del BCP se mantiene fija en 6,75% desde marzo del presente año.

Cabe recordar que los topes conforman el techo que las intermediarias pueden cobrar a sus clientes. Traspuesto ese límite, las tasas ya son consideradas usurarias. Las intermediarias que sobrepasan esos límites se exponen a sanciones, de acuerdo con las disposiciones del SIB.

El tope se calcula añadiendo 30% al promedio de las tasas activas, que actualmente están en 44%.

Generalmente, los productos más caros, cuyas tasas suelen alcanzar el tope, son los considerados más riesgosos para el negocio financiero, como las tarjetas de crédito y los préstamos personales destinados al consumo. Empero, los bancos y financieras vienen reduciendo las tasas para financiamiento a sectores productivos, industriales y de viviendas a fin de alentar la demanda crediticia.

En contrapartida los bancos relajaron las tasas que pagan por las captaciones de ahorros; el promedio está actualmente entre el 5% y 10% por los certificados de depósitos de ahorro.